Psicología online | Consulta de psicología Montcada | Consultas telefónicas
 

Terapias de pareja personalizada y economica

 

 

Las relaciones de pareja nos plantean diferentes y a veces contradictorias emociones que influyen en nuestra vida y que es necesario revisar. Todos deseamos tener una relación amorosa que nos aporte armonía y bienestar. Para ello partimos de dos personas independientes que han de saberse relacionar, algo que en muchas ocasiones no nos resulta nada fácil.

Hay algunas preguntas que sería bueno hacernos respecto a nuestras relaciones de pareja:

  • A. ¿Cuáles son mis creencias sobre las relaciones de pareja?
  • B. ¿Qué busco realmente en una relación de pareja?
  • C. ¿Qué tipo de relación de pareja tengo?
  • D. ¿Cómo nos comunicamos mi pareja y yo?

A. Las creencias y mitos respecto a las relaciones de pareja

Todos tenemos alguna idea o creencia de lo que significan las relaciones de pareja. Algunas de estas creencias pueden ser válidas, pero la experiencia y las diferentes investigaciones al respecto nos demuestran que la mayoría de personas tienen falsas creencias que influyen negativamente en el momento de formalizar una relación. Vamos a revisar cuales son los falsos mitos que existen respecto a las relaciones de pareja:

  1. El romanticismo es imprescindible para la felicidad y el mantenimiento de una pareja.


    La creencia de una relación romántica ha destruido muchas parejas, primero porque no se puede ser romántico todos los días y segundo porque el romanticismo está unido a la idea de ser y estar siempre apasionado, cosa imposible a nivel físico y psicológico.

    La mayoría de los especialistas que han estudiado esto han realizado muchas evaluaciones y todos convergen en que el enamoramiento es un fenómeno pasajero que generalmente no dura más de 3 años. El enamoramiento es pues una fase de “encantamiento” que si fuera eterna no nos permitiría adaptados al día a día en nuestras responsabilidades.

    Lo lógico es que después de esta fase la pareja evolucione hacia otras áreas, más profundas, o simplemente se termina. Creer que el enamoramiento, la fase más romántica de la relación, durará eternamente es un error que provocará gran frustración y como consecuencia “desencanto”, frecuentes demandas irracionales o ruptura.

    Un amor completo, sano y gratificante que nos aleje del sufrimiento y nos acerque a la tranquilidad, requiere la unión de tres factores: deseo, amistad y ternura.

  2. Si no aparecen los celos no es amor verdadero

    La idea de que si no hay celos es que mi pareja no me ama de verdad es un gran mito que muchas personas creen sin haber profundizado en lo que realmente significa. Los celos indican inseguridad, miedo a perder la pareja, amenaza ante rivales. Una relación en la que la pareja se siente segura el uno del otro no tiene porqué dejar espacio a los celos. Medir la magnitud del amor en una relación de pareja en función de lo celosa que pueda ser puede acarrearnos muchos problemas. Es una idea equivocada que hemos de desterrar.

  3. No se puede estar enamorado y sentirse atraído por otras personas

    El amor no atrofia la capacidad de atracción por otras personas. Es natural sentirse atraído por otras personas y esto no significa que se ame menos a la pareja. Para muchas personas la fidelidad suele considerarse como una prueba más de amor ya que a pesar de que te gusten otras personas, mantienes el acuerdo de exclusividad alcanzado en la relación.

  4. Si de verdad me ama solamente me necesita a mi.

    Creer que nuestra pareja es de uso exclusivo y que no necesita de otras personas para sentirse bien significa posesividad. Está claro que los enamorados desean pasar gran parte del tiempo juntos, pero también es necesario que cada uno tenga su propio espacio y que esto se entienda y se respete.

  5. El amor verdadero no cambia con el tiempo ni se destruye.

    Las relaciones pueden pasar por diferentes etapas y ciclos a lo largo del tiempo y esto no significa que sea una relación negativa. A veces creemos que debemos de sentir lo mismo que en el principio de la relación y esto no es posible. Ocurre lo mismo respecto al sexo creyendo que siempre y en todo momento funcionará a la perfección. Es necesaria mucha comunicación y respeto para que esto ocurra. Las trasformaciones que cada persona individualmente sufre a lo largo del tiempo quedaran reflejadas en la relación de pareja. Es muy probable que el verdadero amor se mantenga con la misma intensidad que tuvo en el inicio de la relación, pero para que ocurra hay que construirlo y “alimentarlo” y sobretodo ser conscientes de que habrá cambios a lo largo del tiempo.

  6. Amar significa adivinar lo que el otro quiere y necesita.

    No somos adivinos y no podemos esperar que nuestra pareja lo sea.. Eso de pensar que por amor el otro va a hacer y cubrir todas nuestras expectativas funciona en contra de la pareja. La persona que cree esto no se comunica bien y sólo espera con grandes expectativas que el otro le responda cómo ella quiere. Es fácil “adivinar” que la frustración y los enfados aparecerán frecuentemente.

  7. Para que la relación funcione es necesario que haya buen sexo.

    La sexualidad sólo es un área de la relación: si funciona mal no significa que la pareja funcione mal (o viceversa). En este caso hay que resolver los problemas sexuales para que ese aspecto mejore. Tampoco es correcto pensar que los problemas de convivencia se pueden resolver a través del sexo. También hay que pensar que los tiempos de sexualidad de hombre y mujer son diferentes y no siempre se encuentran.

  8. Hay que contárselo todo a la pareja Tener nuestros espacios de intimidad no tiene porqué significar que nuestra relación no funcione bien ya que preservar estos espacios es bueno. También hay que saber qué podemos contar, cuando y de que manera para no herir a la pareja.
  9. Hay que contárselo todo a la pareja

    Tener nuestros espacios de intimidad no tiene porqué significar que nuestra relación no funcione bien ya que preservar estos espacios es bueno. También hay que saber qué podemos contar, cuando y de que manera para no herir a la pareja.

  10. Tenemos que hacer todo juntos

    Creer que a tu pareja le tienen que gustar las mismas cosas que a ti y que ha de entusiasmarse igual que tu es un gran error. Si hay aficiones que se puedan compartir es estupendo, pero nunca hay que forzar al otro y mucho menos sacrificarse haciendo lo que a tu pareja le gusta si lo estás pasando mal o te aburres, solo por agradarle. Todo esto luego lo pagamos o se lo hacemos pagar a la pareja.

  11. Si tenemos hijos se acabaran nuestros problemas de pareja.

    Los problemas de comunicación o de convivencia no se resuelven teniendo hijos, es más, suelen acrecentarse. Además es un acto de inmadurez cargar a los hijos con esa responsabilidad. Antes de tener hijos o plantearse la idea es necesario trabajar los problemas de pareja para que nuestros hijos no los sufran.

B. ¿Qué busco realmente en una relación de pareja?

Ocurre frecuentemente que muchas personas van desorientadas a la hora de buscar pareja. La mayoría tiene la mala costumbre de buscar cosas que no le ayudarán jamás a tener una buena relación de pareja.

Las ideas preconcebidas sobre nuestro “ideal de pareja” pueden estar equivocadas, ser irreales o inalcanzables.

Los cuentos infantiles han influenciado enormemente en nuestro inconsciente provocando una búsqueda idílica del "príncipe azul que lo soluciona todo, es fuerte, guapo, rico y maravilloso que cumplirá con todos nuestros deseos” o la búsqueda de “la princesa encantada esperando ser rescatada, bellísima y siempre dispuesta, que nunca envejece ni engorda y siempre tiene una sonrisa en los labios aunque le esté lanzando llamas un dragón". Como solemos decir, todo esto solo son “cuentos chinos”.

Solemos pensar que existe una media naranja o un alma gemela para nosotros. Pero ¿existe de verdad una media naranja para cada uno? ¿Para cada persona existe un "alma gemela" que es ideal y eterna? Y cada vez que conocemos a alguien nos preguntamos si será el amor de nuestras vidas. Desde siempre nos han querido inculcar esa idea, pero el tiempo se encarga de deshacer esta utopía. Para muchos la pareja ideal no existe, es una idea que pertenece al género de los sueños o de los cuentos. Esa pareja imaginaria es necesaria para la satisfacción afectiva de cada uno, pero se debe ser consciente de que sólo existe en la propia mente.

Si lo que busco es que mi pareja solucione lo que yo no sé solucionar me estoy equivocando. Si busco que llene el vacío de mi vida, me estoy equivocando. Si le pido que alcance todos mis ideales de hombre o mujer perfecta, me estoy equivocando.

Una relación de pareja sana puede ayudarnos a conocernos mejor y evolucionar. Sin embargo no podemos pretender que la pareja asuma esta responsabilidad, ya que es nuestra.

C. ¿Qué tipo de relación de pareja tengo actualmente?

Hacernos esta pregunta es muy saludable para ser conscientes del tipo de pareja que tenemos y del rol que representamos en ésta.

Existen muchos tipos de relación de pareja y las podemos clasificar de muchas maneras.

Según los patrones emocionales y sentimentales establecidos entre los dos componentes de la pareja, podemos encontrar los siguientes tipos:

  1. Parejas pasionales
    El vínculo que une a la pareja es la pasión. Esto significa peleas continuas, emociones desbordadas, celos y gran actividad sexual que acaba siendo la herramienta más usada para terminar con las discusiones. Sin embargo, los problemas siguen latentes y se van acumulando. Son parejas disfuncionales y poco duraderas que suelen dejar mal sabor de boca ya que las rupturas producen gran sufrimiento.

  2. Parejas dependientes
    Son relaciones desniveladas. Suele ocurrir cuando uno de los integrantes de la pareja depende en exceso del otro, siéndole muy difícil sentirse autónomo sin la ayuda del otro. A veces se da entre parejas con una gran diferencia de edad. La manipulación suele ser una herramienta para someter al otro. Pueden degenerar en malos tratos.

  3. Parejas amistosas
    Les une más la amistad que la atracción o el deseo por el otro. Suelen tener afinidades conjuntas. La ayuda mutua esta presente, por lo tanto son buenos amigos. Pueden ser relaciones duraderas, sin embargo suelen estar ausentes o son poco frecuentes las demostraciones de cariño o las relaciones sexuales.

  4. Parejas completas
    Se unen el deseo, la amistad y la ternura en un porcentaje equilibrado. Son el tipo de relaciones más estables y sanas. Los integrantes de la pareja son personas maduras, tienen sus espacios de intimidad y al mismo tiempo saben disfrutar de su pareja.

Otra forma de clasificación en función de los patrones de comunicación que se establecen en la pareja es la siguiente:

  1. Relaciones de pareja impulsivas:
    Discuten constantemente y las peleas se han convertido en un hábito, ya que de cualquier asunto originan un problema. Gritan y se desprecian en sus disputas y terminan reconciliándose de un modo tan pasional como sus discusiones que duran días.

  2. Relaciones de pareja elusivas:
    Tienen miedo a los conflictos y esconden los sentimientos negativos. Fingen normalidad cuando algo les molesta y así acumulan resentimiento. Ninguno dice realmente lo que piensa, o desea, por miedo a originar una disputa .De esta forma, terminan por no conocerse el uno al otro, en su obsesión por mostrarse a diario agradables el uno al otro.

  3. Relaciones de pareja constructivas:
    Son parejas sin miedo a discutir ya que admiten que es el único modo de llegar a acuerdos conciliadores. En sus discusiones no olvidan apostar por los diálogos antes que por la pelea. En este tipo de parejas existe más tensión que en las elusivas, pero también mas crecimiento personal y sinceridad.

D. ¿Cómo nos comunicamos mi pareja y yo?

La comunicación en la pareja es uno de los principales determinantes de la satisfacción en la relación. La única manera en que nutrimos cualquier relación es a través de la comunicación. No podemos amar lo que no conocemos.

Para que exista una buena comunicación en la relación de pareja se requiere:

  1. Apertura y confianza
  2. Comprensión y respeto
  3. Compromiso
  4. Proyectos comunes

Los motivos por los cuales podemos tener una mala comunicación con nuestra pareja son:

  1. Dificultad en expresar los sentimientos
  2. Impulsividad o falta de tacto al expresarnos
  3. No saber escuchar al otro
  4. Problemas personales no resueltos
  5. Ideas equivocadas sobre como deben comunicarse hombres o mujeres
  6. Situaciones negativas sin resolver en la pareja que crean resentimiento

Consejos para mejorar la comunicación con la pareja:

  1. Definir cuál es nuestra intención en la comunicación: solucionar el problema, desahogarse, criticar o pedir ayuda.
  2. Empezar por algo positivo: un gesto cariñoso, una palabra amable. Si por el contrario empezamos con un tono agresivo o una mirada dura, el otro se pondrá a la defensiva.
  3. Ser concretos y específicos: en vez de decir ¿por qué no hacemos algo...?,sugerir una alternativa completa:¿Qué te parece si nos decidimos a hacer...?.
  4. Expresar lo que nos gusta, en vez de lo que no nos gusta: es mejor decir:¿podríamos ir juntos a pasear ?,que ¡nunca me acompañas a pasear!
  5. Aclarar nuestras responsabilidades en el problema: el objetivo es conseguir la colaboración de la pareja, no ahuyentar con acusaciones
  6. Expresar nuestros sentimientos: a muchas personas les cuesta hacerlo, sobre todo a los hombres, debido a la educación represiva en este sentido.
  7. Ser breve: no resulta agradable la repetición, cansan los planteamientos largos, pero si somos breves, nos escucharán mejor.
  8. Centrar la atención en el presente y no en el pasado: de esta manera no saldrán a colación errores pasados o promesas no cumplidas que hacen sentir mal al otro y lo motivan poco.
  9. No mezclar temas: si se recuerdan otros asuntos, volver al tema de origen y dejar claras las soluciones propuestas.
  10. Saber buscar los mejores momentos y lugares para empezar una discusión o hacer una demanda.

 

Centro Psicología Montcada

Te ofrecemos la oportunidad de solucionar juntos esos problemas que ahora te preocupan. Es importante que solicites esta ayuda antes de que se cronifiquen. Con el apoyo de un psicólogo podrás alcanzar mejor y más rápidamente el bienestar que tanto tiempo llevas esperando.

La mediación en los problemas de pareja que te ofrece un psicólogo, es importante para alcanzar acuerdos y conseguir las soluciones que os aportaran la paz y estabilidad que esperas en tu relación de pareja.

telefono

Consulta con nosotros por teléfono o por mail. Hablemos de lo que te preocupa y planifiquemos juntos tus sesiones de psicoterapia o de información.

 

 
.

 

 

Otros enlaces

 

 

Centro Psicología Montcada

b679 370 953
Barcelona Centre, 11-13 local-7
(carrer Major frente a la Iglesia)

08110 Montcada i Reixac (Barcelona)

 

 

Diseño Web: AZseo | |